Expertos indican que la infidelidad no es solo impulsada por el deseo sexual Reviewed by Momizat on . Rating:

Expertos indican que la infidelidad no es solo impulsada por el deseo sexual


Para los expertos, el hastío de la rutina matrimonial, los deseos reprimidos y el riesgo también impulsan los actos de infidelidad.

A estas alturas, ya todos conocen la telenovela de Petraeus y por qué la canita al aire del ahora ex director de la CIA concentró la atención política de Estados Unidos, impulsado más por un asunto de seguridad nacional que por infidelidad conyugal.

Pese a que el caso no deja de ser curioso -muchos se preguntan cómo el espía más astuto de ese país no fue capaz de mantener en secreto su affaire- el caso del general David Petraeus, Paula Broadwell y una tercera persona, Jill Kelley, está envuelto en el tema del adulterio, que en la sociedad occidental es visto sin asombro cuando el actor es el hombre.

“Aunque la infidelidad de pareja es un acto de traición, debemos admitir que forma parte de la cultura sexual desde el siglo pasado, y no hay razones para no creer que se mantenga aún”, responde la consejera matrimonial Irma González, en cuyo consultorio oye historias de parejas al borde de parar la relación o de seguirla.

La psicóloga clínica se basa en los trabajos del sexólogo Alfred Kinsey -que en la década de los cuarenta reveló que 1 de cada 2 hombres casados y 1 mujer de cada 4 han cometido adulterio alguna vez en su vida- para sostener que el adulterio ronda siempre en todo hogar. Advierte que la infidelidad no es un caso exclusivo de matrimonios: aparece con frecuencia en parejas no casadas, sexualmente activas entre 16 y 35 años de edad, y según estudios recientes, los estadounidenses serían los más infieles (50% admite haber tenido sexo fuera de su pareja), seguidos de los británicos (42%), alemanes y mexicanos (40%), franceses (36%) y españoles (26%). Los venezolanos siguen con 23%, junto a colombianos y chilenos, lo cual habla poco del tabú del macho latino, a Dios gracias.

Razones para engañar

La estadounidense Judith Stacey, que ha investigado las relaciones entre matrimonios, incluyendo parejas de gays y lesbianas, afirma que los motivos que atraen la infidelidad suelen ser distintos en el hombre y la mujer. “En promedio, los hombres son más capaces que ellas a la hora de separar el sexo de las emociones, y por eso en general son ellos quienes tienen más aventuras sexuales, tal vez sea porque no están satisfechos con la monogamia”. Sin embargo, la autora de En el nombre de la familia aclara: “Las estadísticas se obstinan en decir que el hombre sigue siendo más infiel, pero no hay que olvidar que por cada hombre infiel, hay una mujer que se arriesga”.

Para Irma González hay una clave importante del adulterio: hacer que la fantasía de tener sexo con otro (otra) sea más fuerte que la realidad, y que ese ensueño dure más allá de lo posible, en la medida en que se mantiene en secreto. “En los hombres maduros, la posibilidad de engañar a la pareja pareciera devolverlos a la adolescencia, a pesar de los riesgos que comporta”, indica. Pero Stacey cree que la sociedad ha cambiado en los últimos 30 años y que hay más mujeres que participan en aventuras extramatrimoniales. “La evidencia sugiere que ellas son más propensas a hacerlo cuando están descontentas con su matrimonio, mientras que el hombre busca aventuras sexuales incluso cuando está satisfecho con el sexo de su pareja. Lo hacen simplemente porque les excita”.

Bernard Muldworf, en su obra El adulterio va más allá y cree que existen buenas y malas razones para ser infiel, pero aunque las razones sean buenas o malas en el fondo sigue siendo igual. El papel psicológico del adulterio consiste en satisfacer una escasez real y objetiva, o imaginaria y subjetiva, una dificultad para soportar la vida tal como el destino la ha hecho.

A su juicio, el adulterio encierra un doble beneficio: por una parte satisface el vacío existente, por otra alimenta la ilusión de que todo es posible. Y es esa función de ilusión lo que hace esencial el adulterio. “Todos quisiéramos conocer el secreto del amor para reproducirlo a voluntad, hacerlo eterno, para convertir en oro luminoso el gris plomizo de la vida”, señala el psicoanalista.

Fuente El Nacional (Copyright Noticias Financieras)

Dejar un comentario

2014 Ensegundos.net derechos reservados.

Volver al inicio