Horror: Se despertó en medio de una operación Reviewed by Momizat on . Rating:

Horror: Se despertó en medio de una operación


Sarah Newton, de 32 años, vivió un horror ya que se despertó en medio de una operación y pasó 40 minutos consciente cuando la anestesia que le suministraron para una operación quirúrgica falló, pero no podía moverse ni gritar debido a los relajantes musculares.

sarah newtonSarah ha contado al Dailymail.co.uk la agonía de sentir cómo el cirujano le cortaba el estómago en el momento en que ella se despertó de la anestesia. Mientras permanecía paralizada sobre la mesa de operaciones pudo oír a los médicos hablar sobre ella sintiendo cada incisión que se le hacía.
Incapaz de moverse y gritar, recurrió a contar cada puntada y cada grapa que se dio para coser sus heridas y esperar el final de la operación. Cuando finalmente la medicación le permitió moverse 20 minutos después de la operación, Sarah estaba tan traumatizada que sufrió un ataque histérico.
El hospital universitario de Coventry la ha indemnizado con algo más de 35.000 euros como compensación después de que un médico admitiera que “desconectó la anestesia demasiado pronto”.
A Sarah, madre de dos niños, le diagnosticaron en 2004 una hipertensión intracraneal, lo que le causaba severos dolores de cabeza y podía dejarla ciega. Obligada a tomar medicación diariamente, los médicos le sugirieron que una operación podría drenar líquido de su cerebro presionado a su estómago, operación que se realizó en 2010. Después se procedió a otra operación en su espina dorsal y su estómago en 2011 con la esperanza de aliviar más la presión sobre su cerebro.
Lo último que Sarah recuerda es tener un tubo en su mano y que todo se “volviera negro”, antes de despertarse con el mayor dolor.
“No hay palabras para describir cómo me sentí”, explica. “Pude sentir cómo me cortaban. Me abrían el estómago. No estaba segura de si estaba soñando. Les pude oír hablar pero no me podia mover. Trataba de gritar”, señala.
“Intenté deseperadamente mover mis dedos de los pies pero no podía mover nada. Intenté acelerar los latidos de mi corazón para que se dieran cuenta, pero no se enteraron. No podía hacer nada”, añade.
“El sentimiento de estar atrapada era peor que el dolor. Nunca había experimentado el auténtico pánico hasta entonces. Creía que iba a morir. Era como si me torturaran, pero no podía pararlo”, afirma.
Finalmente, Sarah recordó las explicaciones de sus médicos sobre la operación y se dio cuenta de que la apertura del estómago era al final, por lo que esperó al final del procedimiento.
En total recuerda 40 minutos de la operación, aunque le parecieron “horas”. Al recuperarse, gritó de manera incontrolable. Una enfermera corrió a buscar al anestesista y Sarah le contó todas las conversaciones que había oído durante la operaación. Le dije: “Estaba despierta”. Él estaba mortificado. No paraba de decir “lo siento, no debería haberlo hecho”.
El anestesista de Sarah decidió ese día cambiar la rutina que utilizaba siempre con sus pacientes. Decidió desconectar la anestesia antes de que la operación hubiera acabado para que la recuperación de Sarah fuera más rápida después, informa elintransigente.com
Inmediatamente aceptó su error aunque mantuvo su puesto. Pero el hospital jamás contestó a las quejas de Sarah, a quien le diagnosticaron un severo estrés postraumático, con ataques de ansiedad y agorafobia, lo que le ha llevado a estar encerrada seis meses en su casa. Ahora toma morfina cada día y sólo recientemente ha empezado a salir de casa.



Dejar un comentario

2014 Ensegundos.net derechos reservados.

Volver al inicio